Oscar Patricio Sandoval Quitiño

Las Ricas a Cien en Lonquimay

Oscar Patricio Sandoval Quitiño
Oscar Patricio Sandoval Quitiño
Hace 6 años se instaló en Lonquimay, llegó desde su Curacautín natal y comenzó su taréa de producir las ricas a cien que hasta el día de hoy vocea por las calles de la Comuna.

Las ricas a cien son las palomitas que él mismo fabrica por las noches y que son las delicias de los chicos y de muchos grandes también ya que son exquisitas.

Se lo puede encontrar tanto por las calles como en la plaza, desde muy temprano por las mañanas y hasta el anochecer; a la partida de las micros o en eventos y localidades vecinas en ciertas fechas de festejos.

Cuenta con 48 años, siempre trabajando en distintos rubros; fue cocinero, pescador, guía turístico de los "gringos" que visitan la IX región, taréa esta que realiza actualmente cuándo alguien se lo pide.

Son muchos los turístas que le piden fotografiarse con ellos. cosa que Don Oscar acepta amablemente.

Don Oscar y sus famosas palomitas ricas a cien
Don Oscar y sus famosas palomitas ricas a cien
Nos cuenta que mide 1,10 mts, según la ciencia, aclara con picardía; Que son 16 hermanos que viven por diversas ciudades, sólo uno que es de su misma altura, permanece en Curacautín y se dedica al cuidado de sus padres que aún viven y que cuentan 98 y 93 años y también a las taréas del campo de la familia en el Cañon del Blanco, en Curacautín.

Don Oscar, como lo llaman, es felíz en Lonquimay, la gente lo respeta y confiesa que pololea con una niña de 1,70 mts. Es viudo desde hace muchos años y tiene una hija de 16 años, que vive y estudia en Curacautín con su familia.

Las ricas a cien seguirán siendo voceadas para que los chicos compren y disfruten mientras contemos con Don Oscar, un personaje de Lonquimay.


comparte esta página en: